En las bodas de Cana, Maria queria que Jesus resolviera el problema de la escasez del vino al momento. Pero Jesus dijo, “…Aun no ha venido mi hora.” (Juan 2:4; 7:6)

Tomar nuestra cruz cada dia significa entregarle a Jesus nuestro tiempo, todo nuestro tiempo. El tiempo es vida. Si usted le da a Jesus su tiempo, le esta dando su vida. La vida es tiempo y el tiempo es vida. El tomar nuestra cruz cada dia significa darle a Jesus las 24 horas cada dia, y cada hora significa 60 minutos, y cada minuto significa 60 segundos. ¡Morir cada dia significa entregarse a Jesus cada segundo de cada dia!

Los discipulos nunca le dicen a Jesus, “Tengo otros planes; tengo compromisos anteriores; no quisiera que mi padre, mi esposa, mis amigos, etc., se molestaran …” Jesus tomo en cuenta todo eso cuando dijo, “Si alguno viene a mi, y no aborrece a su padre, y madre, y mujer, e hijos, y hermanos, y hermanas, y aun tambien su propia vida, no puede ser mi discipulo.” (Lucas. 14:26)

Un discipulo nunca hara nada mas que lo que esta en los planes de Dios, el unirnos a los planes de Dios significa el renunciar a los nuestros. Si el ver television no esta en los planes de Dios, un discipulo no vera television. Si ir a un juego de pelota no esta en los planes de Dios, un discipulo no ira a un juego de pelota. Si ir de compras no esta en el plan de Dios, un discipulo no ira de compras. Si el asistir a la boda de un hermano no esta en los planes de Dios, un discipulo no ira.

Para hacerlo personal, deje mi pais natal, Alemania, a la edad de 19 anos. En tres ocasiones algunas personas me ofrecieron apoyo financiero para regresar de visita a mi pais, pero nunca estuvo en los planes de Dios hasta 41 anos despues de haber salido de Alemania. Pero, ¡que tiempo tan maravilloso nos dio Dios cuando estuvo en sus planes!

Amado, el tomar la cruz cada dia significa ir tras Jesus, el estar en sus planes los 60 segundos de cada minuto. Cualquier cosa menos, no es discipulado. ¡Pero que gran bendicion el tener su constante compania!